Preguntas frecuentes

Sí, tanto para tendinitis como para contracturas y esguinces es muy adecuada, y avanza de forma significativa los procesos de recuperación.

Está indicada, y los resultados son altamente eficaces en el tratamiento del dolor de la columna vertebral, tanto en casos agudos como crónicos, en contracturas musculares, artrosis, hernias discales, ciática, lumbalgia y cervicalgia.

Además, para el dolor articular de las extremidades que se puede dar, tanto con desgaste articular como en procesos dolorosos o inflamatorios, algunas de las aplicaciones más frecuentes son:

En el hombro (tendinitis), el codo (epicondilitis), en la muñeca (túnel carpiano), en la cadera (bursitis y coxartrosis), en la rodilla (artrosis, esguince o tendinitis) o en el tobillo (secuelas postesguinze).

A diferencia de otros agentes terapéuticos farmacológicos que suprimen las vías metabólicas y inactivan los metabolitos, los medicamentos de acción biorreguladora o homeopáticos modulan las respuestas biológicas del organismo sin suprimirlas. Todo lo contrario, facilitan la curación natural con una alta tolerabilidad y la práctica ausencia de efectos secundarios.

Sí, no hay ninguna incompatibilidad, sea cual sea el tratamiento médico.

La efectividad es muy alta. En el 90% de los casos de pacientes tratados en nuestro centro, al terminar la primera tanda de diez sesiones, el dolor ha desaparecido completamente o bien el confort de la zona tratada es francamente alto.

Se programan de forma habitual diez sesiones a razón de dos o tres aplicaciones por semana. Una vez terminada la tanda de las diez primeras sesiones, se aconseja hacer un mantenimiento de una al mes durante los meses posteriores para asegurar la mejora obtenida.

No, la mesoterapia homeopática, o medicina biorreguladora, ha introducido medicamentos homeopáticos con nuevas características avalados por estudios científicos y clínicos, capaces de ofrecer soluciones terapéuticas eficaces, seguras y sin efectos secundarios.